Benvidas, benvidos, amigas e amigos

A paz é o camiño, e facemos camiño ó andar. A paz é un descubrimento, non unha conquista, dicía, Raimon Panikkar. A guerra e a violencia non son fatalidades biolóxicas. Aprendemos a ser violentos. Por iso temos que "desaprender" para ser pacíficos, que non submisos, nin súbditos, nin mansos. Federico Mayor Zaragoza di que a aprendizaxe da democracia é a pedagoxía da paz. E María Zambrano afirmaba que a paz é moito máis que unha toma de postura, é unha auténtica revolución, un modo de vivir, un modo de habitar o planeta, un modo de ser persoa.
A paz como cultura...

5 feb. 2014

Y FEDERICO MAYOR VOLVIÓ A LA UNESCO

 Federico Mayor con Edgar Morin



Amaneció un día magnífico en París, luego de un Domingo soleado que aprovechamos para perdernos por calles y parques, después de varios meses sin ver el sol en Santiago de Compostela. Fue el pasado lunes, 3 de Febrero. Llegamos a la sede de la UNESCO, en la Place Fontenoy, temprano, a las 9 eran las acreditaciones, por la Rue Zufren. Se notaba bullicio. Las personas se paraban antes de pasar el scaner de seguridad. Nos acompañaron a la Sala X, lugar donde se celebran las reuniones habituales del Consejo Ejecutivo de la UNESCO. Es un espacio amplio, luminoso, dispuesto en varios círculos concéntricos en donde se sitúan la presidencia, el secretariado, los relatores, invitados, delegaciones… en el techo un artesonado que simula una estrella, en los asientos la traducción simultánea en los idiomas oficiales, en la parte superior, los intérpretes. En el centro, una cámara de la televisión de la propia institución.

         La delegación de la Fundación Cultura de Paz era amplia. La expectación enorme. Muy pronto la sala estaba llena.

Federico Mayor y Boutros Ghali

Toda la sala puesta en pié felicitó al profesor Mayor en su 80 Aniversario

         Federico Mayor Zaragoza, ex director general de la UNESCO entre 1987 y 1999, se movía como pez en el agua. Volvía al lugar en donde había conseguido aprobar resoluciones y declaraciones de enorme relevancia, particularmente, la de Cultura de la Paz y su Plan de Acción, luego asumida por la Asamblea General de la ONU en 1999. Estaba acompañado por Georges Kutukdjian, promotor del homenaje por su 80 Aniversario, junto con otras personalidades de un Comité amplio y plural, en el que participaron Françoise Riviére, Breda Pavlic, Doudou Diene o Pío Rodríguez, miembro del Consejo Ejecutivo y único representante de España que tomó la palabra en el acto de homenaje. El embajador, delegado permanente ante la UNESCO, D. Juan Manuel Barandica Luxán, presente en la sesión de la mañana, optó por el silencio.

La esposa de Federico Mayor, Cheles, y sus dos hijos, Pablo y Federico

         Todo fueron reconocimientos, elogios, semblanzas y recuerdos emocionados de personalidades destacadísimas de la vida de la UNESCO sobre la figura, el pensamiento y las acciones llevadas a cabo por el que fuera Director General durante 12 años. La huella dejada en aquella institución por el profesor Mayor Zaragoza, desde el más humilde funcionario hasta los directores ejecutivos, ha sido enorme. Todas las intervenciones reflejaban cariño y añoranza, desde la actual directora, Irina Bokova, su antecesor, Amadou Mahtar M’Bow, su sucesor, Koichiro Matsuura o el propio presidente del Consejo Ejecutivo en la actualidad, Mohamed Sameh Amr.

Una parte de la delegación de la Fundación Cultura de Paz

         Si tuviera que destacar algunas de las intervenciones que a mi más me han impresionado, sin duda, tendría que citar las de Mihail Gorvachov, Mary Robinson, Koffi Annan o Mario Soares.

         Especialmente emotivas fueron las palabras de Boutros Ghali, ex secretario general de las Naciones Unidas, las de Robert Badinter, ex- ministro de Justicia francés con Miterrand, Henri Lopes, Aminata Tahoré o la de Edgar Morin. Todos coincidieron en destacar su papel, su capacidad para hacer posibles los imposibles, su apuesta por Africa y por la educación para todos. E incluso hubo tiempo para que un grupo de funcionarios y funcionarias de la UNESCO le cantaran el cumpleaños feliz.

         Federico Mayor Zaragoza, contestó y agradeció a todas y todos, a quien no pudo nombrar, los citó por escrito, y figurarán en las actas de la reunión. Habló de su paso por la institución internacional que representa a la intelectualidad de la ONU, apeló a que debe recuperar su protagonismo para construir la paz en la mente de los hombres, con independencia y rigor, con coraje cívico, colocándose al frente de las reivindicaciones que figuran en la Carta Constitutiva de la UNESCO y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, nosotros los pueblos, para evitar a nuestros hijos el horror de la guerra, todos iguales en dignidad, con los valores cívicos y democráticos en el horizonte, la justicia, la solidaridad, la igualdad, la fraternidad, frente a los valores de los mercados, promoviendo la Cultura de la Paz, la educación para la paz, los derechos humanos y la democracia, de la necesidad y urgencia de una Declaración Universal sobre la Democracia; del diálogo intercultural y la alianza de civilizaciones, de la superación de la pobreza y la exclusión, de la prevención y la consolidación de la paz, resolviendo pacíficamente los conflictos.

Intervención de Aminata Tahoré

         Hizo especial hincapié en la refundación de las Naciones Unidas, del papel de la UNESCO en esa tarea, con representación de la sociedad civil y de los estados, sin derechos de veto, con voto ponderado y de todos los países, con un Consejo del Medio Ambiente y otro de carácter Socioeconómico, además del de Seguridad, para hacer frente a los desafíos globales, la guerra y los conflictos bélicos, el terrorismo, los tráficos de personas, de armas, de órganos, de drogas, para cerrar de una vez los paraísos fiscales, evitar el armamentismo y el poderío nuclear.”Ya está bien de que unos pocos decidan por todos, basta de G7, G8, G20, no es la plutocracia sino la democracia verdadera a todas las escalas, también en la global”. En algunas intervenciones le pidieron que liderara la Declaración Universal por la Democracia.




         El embajador, delegado permanente de España ante la UNESCO, Sr. Barandica Luxán, escuchaba con una actitud entre displicente y ausente, en alguna ocasión sonreía, se revolvía en el asiento, comentaba algo con quien parecía su secretaria, miraba el reloj, se le hacía muy larga la ceremonia, tanto que apenas finalizó de hablar Federico Mayor, se ausentó, escuchando de fondo la atronadora salva de aplausos con toda la sala puesta en pié en honor del profesor Mayor.

         Debo reconocer que sentí vergüenza y desprecio por el representante del gobierno del Reino de España ante la UNESCO. Luego, en los corrillos, no se hablaba de otra cosa. Para bajar el tono de mi indignación me acordé de los Diplomáticos de Monte Alto

        


No hay comentarios:

Publicar un comentario